top of page
  • Writer's pictureIsa Maturana

Kayakeo en Reloncaví

Updated: Jul 20, 2021



Puerto Varas amanecía con un sol radiante. Y me desperté temprano solamente para poder disfrutar de la vista de mi pieza en el Hotel Cabaña del Lago. El sol calentaba mi cama y yo recargaba mis energías para vivir una nueva aventura, que probablemente me traería más de una serendipia.



Este día lo pasaríamos de la mano de Kokayak, con la Amparo de guía.



Felipe y Con

Nos pasaron a buscar a las 8:30 am y a eso de las 9:00 con la Fran (mi partner de esta vez) ya estábamos en la base eligiendo nuestro outfit acuático. Ahí conocimos a Felipe y la Con, ¡también se estaban quedando en nuestro hotel! Eran una pareja de abogados santiaguinos, muy contemporáneos a nosotras, y serían parte de nuestro grupo de expedición. Los 4 nos hicimos amigos porque igual que nosotras, ellos también eran buena onda.


Una vez con nuestros equipos acuáticos puestos ya estábamos listos para partir rumbo a Cochamó. Esta aventura consistiría en un kayakeo de 4 horas por el estuario de Reloncaví.

Cuando llegamos a bajar los kayak todo estaba nuestro favor; el día estaba tan despejado que incluso veíamos el Volcán Yates.


Antes de partir la Amparo nos dio algunas instrucciones básicas como qué hacer si nos íbamos muy lejos, qué significaba si la veíamos con el remo en vertical, etc. Además nos enseñó a usar los pedales del kayak que son los que dan la dirección, yo iba atrás a cargo de la embarcación y por ende de los pedales. La verdad no me costó mucho adaptarme, solo que al principio uno no mide la fuerza y el kayak gira más de lo esperado. Pero todo eso es práctica y en menos de 5 minutos se logra manejar bien.



Este paseo es perfecto. Sobre todo cuando tienes conciencia de que los fiordos no los encuentras en cualquier lado. Para quienes no lo sepan, un fiordo es un fenómeno natural, que fue formado por una angosta entrada del mar a la tierra que sucedió durante la era de las glaciaciones, por efecto del hielo y los glaciares. Esta es la razón de por qué no encontramos fiordos en todo el mundo.



Lo especial del Reloncaví es que además aquí se juntan los ríos Cochamó, Petrohue y Puelo. Es por eso que les puedo describir esta agua como “salada pero media dulce”.

Para los que tienen exceso de suerte durante este paseo podrán ver delfines y lobos marinos. Yo solo pude ver a estos últimos y fue muy lindo tenerlos tan cerca. Vas remando y de repente al lado tuyo aparece uno. Eso convierte este paseo en un imperdible para todos los que somos amantes de los animales y la naturaleza. Sin mencionar que a los (muy) sensibles (como yo) esto nos puede llegar a emocionar.


El paseo te va asombrando con cada nueva remada. A nosotros nos tocaron algunos cerros todavía con nieve y eso le daba un tinte muy patagónico al paisaje.

Después de remar por 2 horas hicimos una parada a almorzar. Amé esta parte.



Ya venía hambrienta y con mucho calor. Aquí es necesario mencionar la preocupación del equipo de Kokayak. Nos dieron potes con comida hecha para cada uno, la fran y yo solo comíamos pescado así que el nuestro era arroz con garbanzos y salmón. El de la Con y Felipe era lo mismo pero en vez de salmón con carne, y el de la Vale que andaba grabando y que almorzó con nosotros era 100% vegetariano. Además la comida era muy casera. Algo que se agradece por lo saludable y detallista. (Estaba muy bueno).



Señora Yolanda

Después de nuestro almuerzo la Amparo nos llevó a conocer a la señora Yolanda (que era prácticamente la dueña del lugar donde estábamos).


¡Wuau! Su casa estaba llena de animales. Estábamos en una verdadera granja. Pudimos conversar de lejos nomás. La Amparo y la señora Yolanda nos contaban que antes del Coronavirus ella recibía en su casa a los kayakistas para almorzar.



A pesar de que me dio pena no haber podido vivir de esa forma la experiencia, igual estuve feliz con solo haber conocido a Yolanda, una mujer humilde y muy acogedora. Dueña de un paraíso escondido en el Reloncaví.


Después de esto bajamos a buscar los kayaks y seguir nuestro paseo.

Aquí los brazos ya se sienten más cansados, pero insisto, el paisaje es tan lindo que cualquier cansancio se olvida a la primera remada.



Ibamos felices. O yo por lo menos no me podía sacar la sonrisa de la cara. Era esa sensación de libertad, de perfección, de admiración. De verdad no podía estar más agradecida de lo que estaba viviendo. Después de haber pasado meses encerrada en mi casa en Santiago ahora la vida me daba la oportunidad de estar en un lugar rodeado de naturaleza, de tranquilidad.


Cuando llegamos a destino, nos estaba esperando la camioneta para volver a la base y dejar los trajes. Pero antes decidimos bañarnos en el estuario. Se escuchaba una cascada de fondo (que espero conocer en mi próximo viaje al sur) y lo fría del agua me hacía sentir tan llena de vida que de verdad se me hace difícil expresarlo con palabras.



Este paseo se los recomiendo a todos. Es apto para grandes y chicos, para amigos, pololos y familias. Si me preguntan, es una experiencia que hay que vivir. No solo para desconectarnos de la rutina en la que vivimos, sino que para darnos cuenta de nuestra pequeñez frente a la naturaleza. Para tener conciencia de que estamos de paso y nosotros somos los invitados de las aguas, las montañas y los bosques. Este paseo me hizo reflexionar, me hizo reír, me hizo gozar, pero por sobre todo me hizo admirar mi país por sus rinconcitos y su gente.


¡Además, la experiencia no termina acá señores! Compartir el almuerzo, horas de remo y una bañada express en el fiordo nos dejó con ganas de más. Así que volvimos al hotel y después salimos con la Consuelo y Felipe. Resumidamente terminamos tomando piscolas y celebrando el cumpleaños de una desconocida.


Que día más redondo. Además de maravillarme por mi país, me encontré con chilenos que se ganaron una parte de mi corazón.

Para este paseo recomiendo:

- Hacerlo con Kokayak (obvio)

- Llevar bloqueador

- Mucha agua

- Descansar bien la noche anterior

- Traje de baño

- Primera capa por si toca frío

- Relajarse y disfrutar de cada remada, hacerlo a conciencia.

6 views

Recent Posts

See All

¿Kenia?

bottom of page